red_trian.gif (868 bytes) Regresar
red_trian.gif (868 bytes) Hábito Fumar
red_trian.gif (868 bytes) Ley # 40
red_trian.gif (868 bytes) Contaminación

 

 

   Nosotros  |  Donaciones  | Enfermedades  |   Contáctenos

 Provocadores y el Asma

 A tu alrededor existen muchas substancias que pudieran ser provocadores de asma.  Una vez identifiques el (los) provocador (es), debes reducir o eliminar la exposición a éste (os).

 ¿Qué puedes hacer?

·        Evita la exposición al humo del cigarrillo, de pipas o tabaco en lugares cerrados o abiertos.

·        No te expongas a olores fuertes como el de pintura, la gasolina, los pegamentos, olores de químicos, olores fuertes en la cocina, detergentes de limpieza o la mezcla de éstos.  El aerosol de pelo y los perfumes son otros ejemplos.  Si te expones a alguno de éstos olores fuertes, procura que en el área haya buena ventilación.

·        Evita las partículas en el aire tales como el talco en polvo y el polvo de la tiza entre otros, porque a pesar de que no son olores fuertes, pueden provocar episodios de asma.

·        Evita la propagación de los ácaros.  Los ácaros son unos insectos microscópicos que provocan episodios de asma en algunas personas.  Estos insectos se acumulan en el “matress”, la almohada, las alfombras y muebles de tela.

·        Selecciona aquellos peluches que se puedan lavar, hazlo con agua caliente y mantenlos fuera de la cama o reemplázalos por juguetes que sean fáciles de limpiar.

·        Lava la ropa de cama una vez a la semana en agua caliente.  Cubre el “matress” y las almohadas con forros (impermeables) plásticos para evitar exponer a los ácaros.  Evita la acumulación de polvo.  Remueve las alfombras de tu hogar y si no deseas hacerlo, mantenlas lo más limpias posible.  Si utilizas una aspiradora, procura cambiar la bolsa de la misma.  Sustituye las cortinas de tela por unas de plástico para facilitar su limpieza.  Limpia las aspas del abanico y si tienes aire acondicionado, cambia el filtro una vez al mes.  Evita el crecimiento de hongos, los cuales se desarrollan en lugares o en materiales húmedos.  Se recomienda que para mantener los niveles de humedad bajos, se utilice un deshumidificador el cual se debe a su vez limpiar con regularidad.  No permitas que se acumule el exceso de agua o humedad en tu hogar, lo que a su vez evitará otros provocadores como lo son las cucarachas.  Revisa si las plantas tienen moho u hongos y mantenlas fuera del hogar.  Repara todo gotereo en las tuberías.  Cuando termines de cocinar, de bañarte o de fregar, mantén éstas áreas lo más secas posible y con mucha ventilación.  Abre los “closets” periódicamente para que circule el aire y así evitas el desarrollo de la humedad.

·        Ciertos animales suelen ser provocadores de asma.  La saliva y la caspa de algunas mascotas son provocadores de asma.  Ubica las mascotas fuera de la casa.  Otros animales como lo son los roedores y las cucarachas también son provocadores de asma.  No dejes basura o comida en ninguna superficie.  Guarda la comida en envases y seca todo líquido inmediatamente.  Antes de acudir a fumigar, usa otros métodos.  De no ser éstos efectivos, rocía el insecticida sólo en el área afectada, lee bien las instrucciones y asegúrate de que el área tenga bastante ventilación.  

·        Evita los cambios bruscos de temperatura.  Sal bien abrigado (a) en el caso de frío, cubriendo la nariz y la boca.  Si estas en el aire acondicionado a temperaturas altas, no te expongas a un cambio muy drástico de temperatura.  Lava tus manos frecuentemente y mantente alejado (a) de personas que están enfermas o con un resfriado para que así reduzcas la exposición a los gérmenes.  Los resfriados y las infecciones son otros provocadores de episodios de asma.  Las alergias provocadas por ciertos alimentos pueden ser provocadores de asma.  Si tu conoces cuáles son estos alimentos, evita ingerirlos.  Procura controlar tus emociones tales como: reírte en exceso, llorar fuertemente o enojarte ya que éstos pueden hacer que el episodio de asma se torne más severo.  Se recomienda que te mantengas tranquilo (a) y relajado (a) durante episodios muy agudos.

·        Si el ejercicio es un provocador de asma para ti, no te ejercites sin un tratamiento previo (tomar los medicamentos que te recetó el médico antes de la actividad física).  Es importante que entiendas que no se debe evitar el ejercicio, ya que esto es muy saludable.  El ejercicio más recomendado es la natación y aquellos deportes donde puedas disfrutar de un periodo de descanso.  Al ejercitarte toma las siguientes medidas:

 

1.                  Desarrollar un plan de ejercicios que puedas realizar.

2.                  Usar los medicamentos antes de comenzar la actividad física.

3.                  Realiza ejercicios de calentamiento. 

   

RECUERDA:

Que los provocadores y los medicamentos para el asma varían de persona a persona

 


Regresar al principio del documento